Vida saludable sí, pero no a cualquier precio

la-vida-en-globo-electro

Vida saludable sí, pero no a cualquier precio

No todo vale para alcanzar la meta de una vida #healthy. El objetivo final de conseguir un cambio físico, sea a través de una mejora en la alimentación o de la implantación de una rutina de ejercicio, nunca puede fijarse a medio o corto plazo.
Es necesario que toda modificación de nuestros hábitos se realice de forma paulatina y demos tiempo a nuestro organismo a adaptarse. Si hasta hoy nuestra vida era básicamente sedentaria (o no) es recomendable que nos sometamos a un chequeo médico. Y cuando digo “chequeo” me refiero a pruebas que verifiquen que nuestro sistema cardíaco y nuestra musculatura y huesos nos permiten iniciar una vida “activa” en condiciones.
¿Por qué? Pues porque no basta con buenas intenciones, buenas pautas e hidratación. El deporte y la vida activa, son fantásticos siempre que aporten bienestar y salud. Infinidad de personas jóvenes (de 35 a 45 años) a base de maratones, medias maratones, ascensiones y descensos someten su cuerpo a esfuerzos tan grandes que, debido a patologías -cardíacas o musculares- que no sabían que tenían, deben parar la práctica en seco por una lesión grave. O peor. Dice el Registro Nacional de Muerte Súbita en el Deporte que cada año se producen entre 150 y 200 muertes por esta causa entre deportistas de élite y aficionados.
Es importante tener información y contar con asesoramiento profesional previo y continuo. Establecer objetivos realistas y recibir dosis de motivación razonables, basándonos en nuestros progresos. Y no poner nuestro cuerpo al límite con el pretexto de “ser más sanos”. Conocerlo bien -como máquina imperfecta que es-, conocer sus defectos.
Y sobretodo, respetarlo mucho.
Nos leemos pronto.
Carme.

Public un comentario

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal